Marcelo Delgado

Wednesday, February 01, 2006

DeLiberadaMente



Dos voces humanas que retumban como 100. Siempre la voz de la mujer se destaca, mientras Rosalinda, la gata gris de la casa, maúlla en el patio... Estoy mirando la película argentina " Nueces para el amor", y me queda titilando en el alma la imagen del tren pasando bajo un cielo atardecido, gris y profundo. Imágenes de hace más de 5 años atrás : Constitución - Wilde. Iba a buscar qué? Sólo a encontrarlo a él, a encontrar lo que me diera: cariño, abrazos eternos, amor, besos, compasión, la timidez de mirarlo a los ojos y encenderme. Él fue el que encendió las luciérnagas en mí, jugó a hacerme girar hasta marearme y después me sostuvo antes de que caiga. Todavía lo sigue haciendo, a lo lejos, pero lo hace. Sé que es feliz y eso me alegra. Le gusta la rutina, pensar que tiene en sus manos el destino, que tiene todo bajo control y nada lo puede sorprender. Y eso me hace verlo aburrido de tan predecible.
Él, todo lo que planea la mayoría de los mortales, lo tiene. Yo, solitaria, pensionada, descarriada : libertad, curiosidad ilimitada, desafíos, inestabilidad, soltería, cesantía.
Así como el cielo de la película es nuestro presente: el gris nos une.
Ni blanco, ni negro. Él no acepta extremos. Yo no acepto términos medios.....
(Dibujo de Montefinale)

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

eXTReMe Tracker