Marcelo Delgado

Sunday, August 14, 2005

Ángel




Resistiendo el encanto de ser, sufriendo en calles oscuras, temblando insegura...diálogos sin importancia; pasajes tenebrosos cargados de velas encendidas iluminando la confusión tenuemente.
Alcancé a verle la cara escondida por el sombrero raído. Se movía casi imperceptiblemente y transformaba su cuerpo en miles de figuras desconocidas.
En momentos, agitaba sus alas y se elevaba sobre el mundo miserable. Quería sentirse alejado de tanta tristeza, pero volvía a caer: no podía olvidar su vida para siempre.
Caminó toda la noche, envuelto en telas extrañas, siempre buscando gente con quien compartir la soledad que lo invadía permanentemente.
Entró en un túnel infinito, y en las paredes, millones de mujeres posando, lo miraban detrás de un vidrio. La ciudad era plastificada y resguardada de cualquier problema. Eran sus habitantes tan añejos que sabían todas las reacciones humanas y prevenían cualquiera.
Llegó hasta donde había un anciano tocando un blues con su armónica. Y soltó tanta basura interior, que vió cómo al desprenderse de su ropa y su tristeza se reflejó en su cara un rayo del astro.
Comprendió que había otros mundos y viajó a ellos.......

2 Comments:

At 9:38 PM, Blogger rodriguista said...

weno el relato... me intrigo bastante en realidad.. lo inventaste tu? me gusto la imagen final del anciano tocando blues...
sera que estoy escuchando ahora?? jaja

saludos gracias por tu post!

 
At 6:43 AM, Blogger Pequeñin said...

Buenisimo, me gustó de

verdad "...Llegó hasta donde había un anciano tocando un blues con su armónica. Y soltó tanta basura interior.." me encantó esa parte.

Bueno Eso

Saludos

Chau

 

Post a Comment

<< Home

eXTReMe Tracker